Diario de Beirut

Nota Introductoria

Este Diario lo terminé el 10 de julio del 2006. Sin imaginarme que 48 horas después se desataría una tragedia sobre El Líbano, cuando Israel atacó, en represalia por la captura de dos soldados israelíes y la muerte de otros, por parte de Hezbollah. A partir del 12 de julio seguí con asombro y con dolor cómo la fuerza aérea de Israel comenzó una destrucción sistemática de la infraestructura libanesa con su carga de pérdidas humanas, de heridos y desplazados, con un resultado catastrófico que durará décadas para ser reparado, excepto las pérdidas de vidas, que nunca podrán ser recuperadas. Y ese mismo dolor lo sentí por la destrucción y también pérdida de vidas en Israel, causadas por los cohetes de Hezbollah. Después pareció una ironía la invocación a la paz que hice al final del Diario.

Read more

Londres—Berlín : Enero/Marzo 2007

GENERALES

El 13 de enero viajé a Londres. A esa ciudad ya no la veo con ojos tan turísticos; mi mayor disfrute allá es visitar y disfrutar con mi familia, mi hija Marina, mis nietos Nathan y Luca y mi yerno Len. Y ese disfrute se vio gratamente ampliado cuando Guillermo Eduardo y Jimena me vinieron a visitar desde París. Me fue especialmente placentero concidir con el cumpleaños de mi nieto Nathan. Así mismo fue muy grato ver a los familiares que tengo en Bristol, Andrea, Alberto, Elena Margarita, Gustavo y la encantadora bebita Fernanda Isabel. Sin embargo, siempre hay lugares interesantes en Londres por los cuales no has pasado antes, o en los cuales no te has fijado bien en ocasiones pasadas o detalles que te llaman la atención. Por ejemplo, me sorprendió observar algunos edificios en Clapham y en el sur de Londres por los cuales había pasado muchas veces, raudo, sin percibir su belleza. Y siempre es grato pasear por la zona turística del centro de Londres, alrededor de Trafalgar Square, Picadilly Circus y Oxford Street, entre otras. Me encanta la villa de St. Albans, al norte de Londres, pero esta vez no tuvimos tiempo de ir.

Read more

Pedagogía Callejera

Una de las labores pedagógicas de la que me siento mas orgulloso, no la realicé en el aula de clases, sino a la puerta de mi casa, en las afueras de Caracas.

Con mucha frecuencia tocaban el timbre que estaba colocado en la pared que separa la carretera del jardín. Ello coincidía con la salida de clases de un colegio cercano. Cuando salía a atender la llamada no había nadie.

Read more