La Discusión Sobre Katrina

LOS HECHOS

El 23 de agosto se tuvo la información precisa, dada por el Centro Nacional de Huracanes, de que una depresión tropical, originada en el sureste de Las Bahamas, amenazaría parte de la costa de la Florida, a la cual se le denominó Katrina. Rápidamente fue aumentando de categoría y cuando golpeó parte de la costa de Florida en la mañana del 25 de agosto, se había convertido en un huracán de categoría 2, con velocidades de 92 kph. Los daños fueron once muertos y la electricidad se interrumpió para un reducido número de personas. El huracán se desvió hacia el Golfo de México, golpeó primero la costa mexicana y luego viró hacia las costas norteamericanas, amenazando a los estados de Luisiana y Missisipi.

La situación de Nueva Orleáns era especialmente vulnerable, por estar parte de la ciudad por debajo del nivel del mar. Por esa razón, se habían hecho planes muy detallados, en preparación de una catástrofe, que siempre se temió podría ocurrir. La Gobernadora de Luisiana declara el estado de emergencia el 26 de agosto y lo mismo hace el Gobernador de Missisipi el 27. Ese mismo día la gobernadora de Luisiana pide al Presidente Bush declarar estado federal de emergencia y le expone que el desastre que se espera es de tal magnitud, que el hacerle frente está mas allá de las posibilidades del Estado y que “la asistencia federal se necesita para salvar vidas, proteger la propiedad, la salud pública y la seguridad, o reducir o evitar la amenaza de un desastre”. También el 27 la Casa Blanca declara emergencia federal y se autoriza al Departamento de Seguridad y a la Oficina de Emergencias, a tomar las medidas necesarias que la situación requiera.

El Alcalde de New Orleáns declara el estado de emergencia y ordena la evacuación de las zonas bajas de la ciudad el 27 y ante las perspectivas catastróficas de Katrina que se habría elevado a categoría 5 ordena el 28 la evacuación general. Sin embargo, se sabía que alrededor de 100.000 personas, en su mayoría negros y pobres, no tenían medios para salir de la ciudad. Para ello se habían designado algunos refugios, insuficientes para la población estimada, entre ellos el Super Domo y el Centro de Convenciones. Las mismas órdenes de evacuación fueron libradas a todo lo largo de la costa.

Cuando Katrina llegó a tierra, el lunes 29 alrededor de las 6am había descendido a categoría 4, con vientos de 145 millas por hora, lo que no significaba que no tuviera un alto poder destructivo, con daños a edificios y a decenas de miles de casas. Sin embargo, hubo una circunstancia que parecía afortunada: el huracán no llegó directamente a Nueva Orleáns, sino a 50 millas hacia el este de la ciudad, por lo que se consideró que la ciudad se había salvado de la catástrofe temida que, sin embargo estaba sometida como toda la costa del golfo a torrenciales aguaceros.

Muy pronto se tuvo noticias de las terribles condiciones en que se encontraban los refugiados, con una población superior a la que razonablemente podían albergar. En el Super Domo se abrieron dos huecos por donde la lluvia comenzó a filtrarse; las condiciones higiénicas y de salud eran deplorables, comenzaron actos de violencia y las provisiones no eran suficientes. Comienza a morir gente. Supuestamente, el Super Domo era un punto intermedio, de donde la gente sería rescatada hacia sitios mas seguros en autobuses, pero ello no ocurrió…

Las primeras estimaciones de los efectos del huracán señalaban daños sin precedentes en Estados Unidos, pero faltaba lo peor. El martes 30 varios diques del Lago se rompen y Nueva Orleáns comienza a inundarse, quedando 80 por ciento sobre las aguas. A partir de allí se produce una situación dantesca: la gente queda atrapada en sus casas y según la situación tiene que subir a los techos; comienzan a sufrir hambre, pues el transporte no puede llegar; los enfermos no pueden ser atendidos; comienza a morir gente por hambre y enfermedad; cadáveres flotan en el agua; las aguas son una mescolanza letal de suciedad y de sustancias químicas. Afortunadamente las estimaciones de 10.000 muertes que podrían ocurrir no se produjeron, llegando sólo a alrededor de 1.300, que sin embargo se lamentan.

Katrina se va debilitando hasta convertirse en tormenta tropical el 29 hacia el mediodía y desaparece hacia el norte del país.

Durante varios días Nueva Orleáns estuvo sometida a la acción de gangs que saquearon los hogares y mataron sin ninguna cortapisa, y el hambre y la sed se hicieron mas agudas.

Solamente el jueves primero de septiembre comenzó a sentirse en forma significativa la acción del gobierno federal. Qué pasó para que se produjera una catástrofe sin precedentes en Estados Unidos, para lo cual supuestamente se habían hecho detallados preparativos y sin la acción efectiva del Gobierno Federal a lo largo de los días críticos?

Qué sucedió para que en Estados Unidos, el país mas poderoso del planeta, viéramos lo que lamentablemente estamos acostumbrados a ver sólo en Africa? Todo falló. En las próximas secciones se tratará acerca los diversos factores de esa situación inconcebible.

—————

INDICE