Venezuela Mediados de 2008

La Ley de Soberanía y Seguridad Alimentaria

Esta ley tiene por objetivo garantizar para el país estos dos conceptos, definidos, el primero como

Artículo 4º. La soberanía agroalimentaria es el derecho inalienable de una nación a definir y desarrollar políticas agrarias y alimentarias apropiadas a sus circunstancias específicas, a partir de la producción local y nacional, respetando la conservación de la biodiversidad  productiva y cultural, así como la capacidad de autoabastecimiento priorizado, garantizando el acceso oportuno y suficiente de alimentos a toda la población.

Y  el segundo como

Artículo 5º. La seguridad agroalimentaria es la capacidad efectiva que tiene el Estado, en corresponsabilidad con el sector agroalimentario nacional, para garantizar a toda la población, la disponibilidad, acceso, intercambio y distribución equitativa de los alimentos de manera estable, que aseguren las condiciones físicas y emocionales adecuadas para el desarrollo humano integral y sustentable, considerando el intercambio,  la complementariedad y la integración económica entre los pueblos y naciones como elemento esencial que garantiza el derecho a la alimentación.

En la exposición de motivos de la ley hay algunas  ideas loables desde el punto de vista general, como por ejemplo: la garantía de la seguridad alimentaria, el incremento de la productividad,  el desarrollo tecnológico. Sin embargo, cuando se va  al articulado se nota que la implementación de esos objetivos va en sentido contrario, tendiendo a lo que se conoce como efectos perversos. En el escrito iremos señalando esos problemas; comencemos con el concepto de soberanía, entendido prioritariamente en la ley como autoabastecimiento. Esto es erróneo desde el punto  de vista económico. Los intentos de autoabastecimiento en todos los productos agrícolas, sin tener la capacidad para lograrlo, lo que pueden resultar es en una escasez de algunos productos, que obligarían a importaciones de emergencia, con la pérdida de los recursos invertidos en ese intento. Los países mas grandes desde el punto de vista territorial, como por ejemplo Estados Unidos y Rusia no han podido lograr el autoabastecimiento agrícola.

Desde  punto de vista legal, cuando se firma un tratado internacional, los compromisos asumidos son una cesión parcial de la soberanía. Aunque la Constitución de 1999 eliminó el rango constitucional de los tratados internacionales, excepto para los tratados sobre derechos humanos, sí hay una vaga disposición, cuando dice en el artículo 153, refiriéndose a los tratados de integración: “…Para estos fines, la República podrá atribuir a organizaciones supranacionales,  mediante tratados,  el ejercicio de las competencias necesarias para llevar a cabo estos procesos de integración.”

En la ley se enfatiza el objetivo del establecimiento de un  régimen socialista en la agricultura venezolana. Concretamente,  en  la exposición de motivos se dice:

“El Estado requiere herramientas para la constitución de un orden social donde se unifique el poder popular y la esfera económica de la producción de los bienes materiales necesarios, reivindicando la vida campesina y garantizando la nutrición de la población ,basándose en una planificación participativa y socialista de la economía agrícola”

Ello debía haber bastado para que el Tribunal Supremo hubiera declarado  la inconstitucionalidad de esta ley pues: no hay ninguna mención a un régimen socialista en la Constitución; ella establece  un régimen distinto al socialista; además de que, el intento de introducir un régimen socialista fue rechazado en el referéndum del 2 de diciembre del 2007.

Pero además, todos los intentos de socialización de la agricultura en los países ex- comunistas y todavía comunistas han fracasado, lo cual ha producido hambrunas gigantescas, con una secuela de millones de muertos.  Ello  ha obligado a dar marcha atrás: la Unión Soviética, China, Corea del Norte, Vietnam, el caso  mas reciente es el de Cuba. Con la asunción al poder de Raúl Castro, han comenzado a tomarse tímidas medidas de liberalización económica, como permitir por parte del público general  la compra de computadoras (siempre que no tenga acceso a internet),  DVDs, de celulares, siempre que tampoco tengan conexión a internet y permitir también que los cubanos puedan alojarse en los hoteles que antes estaban reservados para los turistas extranjeros. Mas importante es el inicio de un proceso de liberalización en la agricultura. Cuba ha tenido una pequeña proporción de producción agrícola realizada por agricultores independientes, realizada en condiciones muy difíciles. Esta producción ha sido tan eficiente que se va hacia un incremento sustancial de ese programa en varios renglones agrícolas. Es importante destacar que la mayor parte de la  producción de los famosos puros que se exportan está en manos privadas. De manera que mientras la querida Cuba de nuestro presidente comienza un proceso, aunque tímido de liberalización, él no ceja en su intento, derrotado en el referéndum, de convertir a Venezuela en un estado totalitario desde el punto de vista político y económico.

Leave a Comment