Warning: strpos(): Empty needle in /nfs/c01/h03/mnt/1810/domains/guillermodmarquez.com/html/wp-includes/media.php on line 1088
1441010385_994315_1441012025_noticia_normal

Sobre China y la Economía Mundial en el 2015

Respuesta a la carta abierta de Omar Alberto Corredor V.
Sobre China y  la Economía Mundial en el  2015

En una carta abierta publicada en forocatalunya.blogspot.com, Omar Alberto solicita de  mí una visión aproximada  sobre el bajón de las bolsas mundiales el lunes 24 de agosto, lo cual es atribuido generalmente al comportamiento de la economía china y de su bolsa. Con  mucho gusto  paso a responder su petición.

Trato inicialmente varios aspectos introductorios.

Primero. Estos comentarios, como bien lo dice Omar Alberto,  tienen un carácter provisional. Es  demasiado pronto para tener una visión más firme de lo acontecido y es difícil prever cómo se desarrollará. De  acuerdo a mi programa de trabajo sobre la crisis mundial, estoy tratando en estos momentos lo relacionado con la  evolución de la crisis en  el período 2014-2015, para ser publicado en mi blog http://www.guillermodmarquez.com/ ; por consiguiente, más adelante tengo que examinar este caso con más calma y con una mayor información.

Segundo. Parte de mi respuesta está en escritos anteriores. Para facilitar la lectura, no voy a  hacer referencia a esos escritos, sino que los voy a transcribir  el texto. Además, es lo correcto por ser parte de la respuesta.

Como lo sucedido está muy relacionado con la coyuntura china, me parece conveniente comenzar por allí, antes de comentar el corazón de la pregunta.

En PANORAMA, http://masterecointerucv.blogspot.com/2015/06/panorama-de-la-economia-mundial.html, me referí a la coyuntura china en los siguientes términos:

La discusión sobre las perspectivas económicas de China, que examinamos en el 4º avance,  ha continuado en el 2014 y el 2015, y como siempre, hay  quienes predicen un aterrizaje forzoso, otros un aterrizaje suave  y otros niegan que la economía China esté en una situación comprometida. Comentaremos algunos detalles de esta polémica. La evolución económica futura  de China no es solamente importante para el país específicamente: dado su tamaño, ello afecta en lo positivo o lo negativo, en gran medida, a la economía mundial.

La tasa de crecimiento de 7% en el primer trimestre del 2015, es la más baja en 24 años. Adicionalmente las exportaciones cayeron en 15% en marzo y el aumento de  la producción industrial en enero-febrero fue de 6.8% y de 5.6% en marzo, la más baja de un largo período. Esta evolución  es caldo de cultivo para los pesimistas de la economía china. Entre los factores que abonan esta posición están: la posibilidad del estallido de una burbuja inmobiliaria, pues se considera que hay una sobreoferta; el alto nivel de la deuda privada; consideraciones relacionadas con los límites del crecimiento, para mantener la tasa de crecimiento previa haría falta recursos de diversa índole que se fueron agotando con el alto crecimiento anterior, aparte del gran efecto negativo sobre el ambiente, con la utilización del carbón para el proceso industrial, cuyos efectos ya son muy perjudiciales.  Para algunos, incluyendo a Paul Krugman, el problema no es si la economía china colapsará, sino cuándo. El banco central de China está examinando la posibilidad de implementar un programa de suavización cuantitativa, QE. Gran cantidad de analistas desconfían de las estimaciones chinas, temen y tienen algunas evidencias de que las autoridades manipulan las cifras, de acuerdo a la visión que quieren dar de la economía. Como un ejemplo: El gobierno estableció como meta de crecimiento 7%; parece sospechoso que los crecimientos del  1º y 2º trimestre sean justo 7%, y se han informado apenas dos semanas después de haber terminado el período, lo que  no parece normal, dada la experiencia que se tiene en otros países con sistemas estadísticos más avanzados.  Un analista considera que el 2015 el crecimiento de China no excede de 3.4% y William Buiter, economista jefe del Citigroup estima que China está creciendo este año a una tasa de 4.5% y va camino a la recesión. Se especula que está situación está horadando el poder del Presidente chino.   Luego hice unas consideraciones de más largo plazo:

“El gobierno ha avanzado la idea de la “nueva normalidad”. Al respecto, dice Hu Angang: (2015), “Tal pensamiento está equivocado. China no se está acercando al borde de un precipicio, está entrando en una nueva etapa de desarrollo. El Presidente chino Xi Jinping ha llamado a esta nueva etapa de desarrollo la “nueva normalidad”…Xi usó esa frase (5) para describir algo diferente (diferente al uso que se le ha dado en Occidente) para describir un reequilibrio,  en el cual la economía, decide un nivel de crecimiento más sostenible y distribuye los beneficios en forma más igualitaria”. Entre los componentes de esa reestructuración están un viraje de  la industria hacia los servicios (según Stephen Roach el sector servicios alcanzó una participación de 47% en el 2014) y de las altas inversiones actuales hacia un mayor consumo de la población, que al presente es muy bajo, -35% del PIB-, aunque ha tenido algún crecimiento.  Esa restructuración  supone una reducción de las exportaciones, y también una reducción de los insumos importados para el proceso industrial, lo cual tendrá un gran impacto mundial que exigirá adaptarse a la nueva estructura de la economía china. A pesar de que el concepto de “nueva normalidad” resta importancia a la mayor lentitud del crecimiento, en un reconocimiento al peligro de una recesión, el banco central bajó las tasas de interés y redujo los requerimientos de reservas que los bancos deben mantener, a principios del 2015.  Para Angang  estos cambios no significan una menor apertura de China a la economía mundial: “…Si Pekin quiere elevar el consumo interno y reducir la dependencia de las exportaciones, tendrá que abrir las fronteras reduciendo los impuestos aduaneros, estimular a las compañías chinas para expandirse internacionalmente, estableciendo más zonas de libre comercio, e incrementando su comercio en el sector servicios. Y para atraer más inversión extranjera, Pekín tendrá que hacer reformas básicas, como liberalización en la cuenta de capital, que incluye suavizar las restricciones en los flujos monetarios, y la creación de la llamada lista negativa, un solo documento indicando  cuáles sectores de la economía no están abiertos a la inversión extranjera, de manera  que los demás sectores están libres”. El futuro nos dirá si es ese el camino escogido por el gobierno chino”.

Pues bien,  los últimos  acontecimientos han comenzado  a inclinarse en favor de los pesimistas. El gráfico en http://www.vox.com/2015/8/23/9195891/china-stock-market-crash, nos ayuda a comprender la situación. La bolsa de Shanghai tuvo, al menos desde septiembre del 2014, una tendencia fuertemente   creciente,  que la llevó, desde un poco más de 2.000 puntos  a 5.163.3 puntos el 12 de junio. A partir de allí comienza una tendencia descendente, también fuerte, que se va agudizando hasta llegar a 3.508 puntos el 8 de agosto. A partir de esa fecha hay un período ascendente con altibajos, en lo cual se manifiesta la  compra de acciones  por parte del Gobierno y por parte de personas privadas, estimuladas por las autoridades. Este crecimiento se ha considerado artificial, no es producto de una reacción favorable de los inversores, sino de una intervención estatal en el mercado. Después de un corto período el índice baja agudamente, para colocarse en 3.209.9 puntos el 24 de agosto y en 2.965 el 25 de agosto. Esta evolución abona a favor de los que consideran que en China se ha desarrollado una burbuja accionaria, que ahora habría estallado. Para estar seguro de esta aseveración sería necesario un estudio profundo de la economía china, que no puede ser hecho dentro de los límites de este apresurado comentario. Hasta dónde continuará el descenso no se puede avizorar. Como examinamos en el 2º avance, las burbujas estallan cuando un grupo de inversores comienza a pensar que los precios no pueden seguir aumentando y comienzan a vender, lo que tiene un efecto de contagio en los otros inversores. Cuándo se detiene ese proceso.  Cuando un grupo de inversores considera que las acciones están suficientemente baratas y comienzan a comprar. La últimas decisiones tomadas para contrarrestar la situación planteada fue una reducción de la tasa de interés referencial,  en 0.25 puntos porcentuales para llevarla a 4.6%., con efecto desde el miércoles 26 de agosto, medida que tuvo un inmediato efecto alcista sobre varias bolsas en el mundo; además, entre el 26 y 27 de agosto se inyectó liquidez a los bancos por un monto de  390.000 millones de yuanes, equivalente a $45.200 millones. Parece haber una reacción positiva a estas medidas, pues el índice de la bolsa  de Shangai creció creció 5% el 27 y 5.4% el 28. También ha habido una reacción positiva de las bolsas mundiales, con el DJ terminando el 27 con un alza de 369 puntos, con un récord histórico temporal de 619 puntos.

China tomó otra decisión extremadamente importante, como fue la devaluación del yuan por tres días consecutivas en la semana que comenzó el 10 de agosto con el argumento de que sus exportaciones se estaban debilitando, lo cual supuso una devaluación del 2%. En efecto, después de marzo, como fue informado arriba, las exportaciones se contrajeron en 8% en julio Corrientemente, el yuan ha sido considerado subvaluado, especialmente por parte de Estados Unidos, que en su agenda de negociaciones tiene permanentemente la petición de la revaluación de la moneda china. En realidad, desde hace algún tiempo el yuan se había apreciado en  cierta medida. Esta decisión  afecta a un  buen número de países que tienen importantes relaciones comerciales con China, al reducir la competitividad de sus exportaciones y abaratar las importaciones desde  China.  Después de esos tres días de devaluaciones, el Banco Central anunció que ya no habría más, pero el 28 la cotización de 6.39 yuanes por dólar, es uno de los niveles de mayor devaluación por un tiempo largo.   Estos desarrollos pueden tener una consecuencia en la aspiración de China de formar parte de las monedas de reserva mundiales, junto con el dólar y el euro, decisión que  será tomada por el  FMI en diciembre.

Viene entonces la reacción de las bolsas mundiales el lunes 24 de agosto.  Los inversores comienzan a temer que  el desplome de la bolsa china se transmita a las otras bolsas, y comienzan a vender.  En Estados Unidos Standard & Poor bajó 2 %  esa mañana; el Dow Jones bajó 532 puntos el viernes 21, para perder 1.000 puntos en las primera horas del lunes 24, luego de lo cual tuvo una recuperación, terminando con una pérdida de 588 puntos. El índice europeo FTSE 100, que abrió en 6.367.90 puntos el 21, cerró en 6.187,70 puntos; el lunes 24 cerró en 5.787,20 puntos  El martes  25 tuvo un ligero repunte para terminar en 5.898.87. Las bolsas de los países emergentes y en desarrollo se vieron igualmente afectadas. La última evolución ha sido informada arriba.

Con respecto a la reflexión hecha por Omar Alberto sobre las consecuencias para la economía mundial del fenómeno que examinamos, sería irresponsable dar respuestas contundentes. Las grandes consultoras, los organismos internacionales, con sus gigantescas bases de datos, erran más que aciertan en sus previsiones. Lo máximo que  puedo hacer  es barajar  sobre algunas alternativas.

Si China termina en una recesión, en una  contracción de su economía, no hay duda de una contracción de su producción y de la demanda de inversión y consumo, tendrá   consecuencias muy  negativas para la economía mundial, con la peor alternativa la  de agudizar la Gran Recesión, que aún no ha llegado a su fin. Un punto muy débil  es la Unión Europea, que con su débil recuperación está “de mírame y no me toques”. Para los países emergentes y en desarrollo, la contracción de la demanda china de productos básicos y aún de algunos productos industriales, agravaría una coyuntura que ya tiene problemas. Estados Unidos, el país que aparece con un favorable grado de recuperación, no se salvaría de recibir  los coletazos de la recesión china. A este respecto, la primera revisión del PIB en el 2º trimestre indicó que la economía creció más de lo que se había estimado inicialmente, un robusto 3.7% en lugar del 2.3% previo.  Una posible repercusión de la situación que hemos descrito es que la Federal Reserva Federal no realice este año  la primera alza en la tasa de interés referencial que tenía programado hacer.

Omar Alberto se pregunta y me pregunta  si será que estamos presenciando los efectos nocivos de la globalización y del pensamiento único, y al respecto añade: “El  filósofo frances Henri Bergson se anticipó al futuro, al advertir contra la mecanización del espíritu, que iría a acompañar el progreso tecnológico, lo cual dificultaría nuestro progreso como seres humanos; y en este sentido se interrogaba: “Qué clase de mundo tendríamos si este mecanismo se apoderara de toda la raza humana; y si los pueblos,  en lugar de avanzar hacia una  diversidad más rica y armoniosa, como lo hacen las personas, se confundieran con la uniformidad?

Con respecto a la globalización, a pesar de que he seguido leyendo sobre ello, no he encontrado argumentos para cambiar mi posición expuesta en el  6º avance, cuyos principales postulados son los siguientes:

“¿Es la globalización un fenómeno positivo, que hay que estimular, o por el contrario uno negativo que hay que erradicar? Y esto lleva a una segunda pregunta: ¿Se puede erradicar la globalización? Sobre lo cual escribiremos unas breves notas.

Ninguno de los procesos históricos es lineal, puede haber retrocesos y puede haber rezagados que no se incorporan a las nuevas tendencias. Un antropólogo habla de “nuestros contemporáneos primitivos”. Lo importante es determinar si un proceso, por sus características y por los factores que lo determinan y lo impulsan tiende a desarrollarse con el tiempo. La globalización, que algunos consideran que ha sido un proceso permanente a todo lo largo de la historia,  es impulsada por factores tecnológicos, especialmente transporte y telecomunicaciones, y estas tendencias se siguen manifestando, desarrollando y tomando nuevas formas en el tiempo. En ese sentido, la globalización es un proceso tendencial, aunque con tropiezos, retrocesos temporales, a veces impulsados por políticas gubernamentales. En mi concepto una desaparición del proceso de globalización no es concebible, a menos que haya un cataclismo universal que destruya nuestro mundo.

Como un ejemplo muy reciente de las consecuencias que pueden tener retrocesos  en la globalización, imaginemos que se hagan permanentes las medidas que se han tomado en los aeropuertos británicos y de otros países, como reacción al descubrimiento, en agosto 2006, de un complot para derribar aviones en vuelo de Gran Bretaña a Estados Unidos. Y concentrémonos solamente en una de las medidas: la prohibición de portar laptops. Es difícil imaginarse el bloqueo que se produciría en el intercambio de negocios, en la actividad de los ejecutivos de viaje, privados de un instrumento que se ha convertido en indispensable para la actividad económica. Y no sólo en términos económicos. Una escritora que había ido a España a escribir un libro, lo cual hizo en su laptop, le fue retenida en el aeropuerto de Barajas, poniendo en peligro su producción intelectual. Ello sería equivalente a una medida de censura de una dictadura, en este caso de carácter universal, lo cual en el caso analizado, nos llevaría a una situación pre-computadora y pre-internet, pero peor. Cuando la sociedad no posee una determinada tecnología, está adaptada a funcionar con las tecnologías existentes. Pero cuando una tecnología  existente desaparece, o simplemente falla, ya todos los engranajes están adaptados para trabajar con dicha tecnología, y por lo tanto al no funcionar las consecuencias son desastrosas.

En cuanto a la positividad o negatividad de la globalización se han escrito ríos de palabras, y su examen no puede ser despachado en un párrafo. Sólo unos cuantos comentarios. Debe tenerse en cuenta que todos los fenómenos sociales tienen sus efectos positivos y negativos, lo importante es el efecto neto de los procesos. Esos efectos deben analizarse en términos de lo que puede denominarse el objetivo final de los procesos sociales, el bienestar de la humanidad. En ese sentido mi opinión es que el efecto neto es positivo, en consonancia con Suzzarini –antes había comentado la sección de globalización del libro de Abdón Suzzarini, “Venezuela ante la Integración Económica Latinoamericana: Dos Visiones, Dos Paradigmas”.  Entre otros aspectos la globalización produce: un fluido intercambio comercial entre todos los países del mundo, lo que permite potenciar las ventajas de cada país, y para el consumidor tener a su disposición y con poder de selección los mejores productos y servicios a nivel mundial; un intercambio de conocimientos, sin movimiento geográfico de las personas o instituciones, a través de la televisión, las redes de internet, más recientemente los “blogs”, lo cual tiene extraordinarias consecuencias en el campo educativo, por ejemplo, se pueden hacer cursos internacionales sin tener que moverse geográficamente y tener a disposición los mejores especialistas a nivel mundial en cada rama del saber; una pequeña empresa puede promocionar y vender su producto o servicio a nivel mundial, desde el lugar más remoto del mundo donde pueda estar ubicado, a través de la Internet; productores de los países en desarrollo pueden obtener mayores beneficios de sus exportaciones, al depender menos de los intermediarios y conocer mejor los mercados a través de las modernas telecomunicaciones; la globalización, especialmente a través de las redes de telecomunicaciones tiene un efecto antiautoritario, antidictatorial: el fluido intercambio de noticias, opiniones, ideas, conocimiento de todo lo que pasa en el mundo, permite evadir las rígidas normas  de obstrucción de libertad de expresión y de pensamiento que tratan de imponer las dictaduras, incluso aquellas que se arropan bajo una máscara democrática. Es mucho más difícil poner censura a esas redes, pues hay medios de evadir las cortapisas que se introducen; pero aún si logran ser efectivas, ello es perjudicial no sólo para la democracia, sino que perjudica globalmente y en lo económico al país que las impone, pues el intercambio fluido de información es ahora indispensable para la economía de todos los países.

La mejor posición frente a la globalización por parte de los países es, admitiendo su inevitabilidad, adoptar  una política activa para insertarse en ella y lograr los mejores beneficios. El Embajador de Dinamarca en Chipre, en un artículo publicado en el periódico Financial Mirror el 5 de julio, -2006- manifiesta:

“Dinamarca ha decidido tratar la globalización proactivamente. Aunque el país es hoy uno de los más competitivos y saludable en el mundo, nosotros –como la mayoría de los países-necesitamos realizar reformas y ajustes. De lo contrario será difícil en el largo plazo mantener nuestra posición como uno de los países de más altos estándares de vida y con una fuerte cohesión social. El gobierno danés arribó muy temprano a la conclusión de que la tarea de guiar a Dinamarca hacia el futuro no puede ser llevada a cabo por el gobierno y el parlamento solamente. Cada quien tiene que asumir su cuota de responsabilidad y estar listo para innovar. El gobierno, por lo tanto, decidió establecer un Consejo para la Globalización, con el fin de que prepare una estrategia integral de Dinamarca sobre la globalización.” Un resumen en inglés de la propuesta puede verse en www.globalisation.dk”.

En el caso que examinamos podría decirse que la globalización, al intensificar las relaciones económicas entre los países, facilita y acelera el efecto negativo de una hipotética recesión en China. Pero esto también es válido para una expansión. Los fenómenos económicos, las decisiones de política económica, siempre tienen dos caras, repercusiones positivas y negativas, y no pueden ser argumentos válidos en contra de la globalización.

Con respecto a la reflexión relacionada con Bergson, tengo proyectado un escrito que se titulará “Una Mirada al Futuro de la Tecnología”, Allí trataré, no de dar respuesta, porque es un tema infinito, sino  meditar sobre sus complicados intríngulis.

Termino mi respuesta con información sobre China hasta el viernes 28 de agosto. La situación es muy fluida y la evolución de las bolsas indica una alta volatilidad. Como ya he indicado le continuaré dando seguimiento a este importante desarrollo y más adelante haré una actualización.

Muchas gracias, Omar Alberto, por incentivarme con tu carta abierta  a escribir sobre este problema antes de lo que tenía proyectado,

Guillermo.
GM-28 de agosto de 2015

Leave a Comment